Simulacro accidente aéreo con medios externos en la Base Aérea de Getafe

IMG_6900[2]_webEl pasado día 23 de mayo se realizó un simulacro de accidente aéreo en la Base Aérea de Getafe, con la participación de medios externos.
Los simulacros de accidente aéreo se realizan de forma mensual siguiendo el programa de prevención de accidentes de la Base y en el que se van turnando las unidades ubicadas en ella con la coordinación de la Sección de Seguridad de Vuelo de la Base. De manera semestral, se programa uno con la participación de medios externos.

En esta ocasión se trataba de una emergencia de grandes proporciones en la que se requería la presencia de medios externos (SUMMA 112, Protección Civil, Cruz Roja, Bomberos de la Comunidad de Madrid, Policía Local, Guardia Civil y personal de EADS-CASA/Airbus-Group).

A su vez, para dar mayor realismo al accidente y permitir la mayor involucración posible de los distintos actores que participan en la emergencia, se ha contado con la participación de personal de las tres unidades presentes en la base (Ala 35, CECAF y Ala 48) para realizar funciones como figurante.

La simulación ha consistido en que una aeronave TR.19ª, perteneciente al CECAF y que transportaba 9 pasajeros, colisionaba con una bandada de pájaros en circuito de tráfico, perdiendo el control y estrellándose contra un hangar de la Base en el que se encontraba trabajando, a su vez personal de mantenimiento.

El accidente en el hangar resultó en un gran fuego, dejando fallecidos y heridos de diversa consideración, todo de manera simulada. Una vez se activa el procedimiento de reacción ante emergencias aéreas (PREA) se presentan los primeros medios propios de la Base. Ante las dimensiones de la catástrofe, el Jefe de Emergencia (JEM) solicita al 112 la participación de los medios externos necesarios que acuden a la mayor brevedad.

Finalmente tras la realización de las tres fases en la que está dividido el PREA (Control del incendio y rescate y evacuación de heridos; investigación del accidente y recuperación de restos; balance de daños y recuperación de la operatividad) se realiza un debriefing con todos los participantes para sacar las conclusiones pertinentes e identificar las lecciones aprendidas.

Estos simulacros tienen una gran importancia para la seguridad de vuelo ya que se utilizan para detectar posible fallos y mejorar tanto las estructuras propias como las medidas de coordinación con todos los medios necesarias para conseguir el principal objetivo: salvar vidas.