Compartir

Hace unos días tuvo lugar una reunión entre el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el CEO de Airbus, Guillaume Faury, como continuación de los diversos encuentros que han tenido lugar durante las últimas semanas entre representantes del Gobierno Español y de Airbus. En dicha reunión se ha analizado la crisis sin precedentes que la pandemia del COVID 19 ha provocado en la industria aeroespacial y las aerolíneas, su impacto y medidas de mitigación.

Tanto el gobierno como Airbus, empresa tractora del sector aeroespacial y de defensa en España, han acordado adoptar una serie de acciones extraordinarias para abordar la crisis del sector. Dichas medidas sentarán las bases de futuro crecimiento y desarrollo de tecnologías y capacidades sectoriales, a la vez que contribuirán a minimizar el impacto sobre el empleo en las factorías españolas, derivado de la reducción de la cadencia de producción en los principales programas comerciales y por la bajada de inversión y caída de exportación en los programas de defensa.

El Gobierno Español reafirma el carácter estratégico del sector de la aeronáutica y la defensa, ya que concentra el 7,3% del PIB industrial, con una facturación de 13.040 M€ (habiendo doblado en 10 años la facturación del sector) y genera más de 150.000 empleos de los cuales 57.618 empleos directos en más de 696 centros productivos.

España como país fundador de Airbus, sigue manteniendo sus ambiciones fundacionales consistentes en: preservar las capacidades estratégicas de la industria española, tales como las de diseñar, certificar, producir y mantener un avión completo; liderar los aviones de transporte militar y sus derivados; participar de forma relevante en los aviones de ala fija, los helicópteros y los aviones no tripulados; mantener la vanguardia de las tecnologías, especialmente la de materiales compuestos; mantener la responsabilidad de la industria española en la parte posterior del fuselaje de los aviones comerciales y; mantener una participación relevante en los programas espaciales. Además, la expectativa de España pasa por lograr una participación equilibrada y proporcional de sus nacionales en los puestos de alta dirección, así como concluir un acuerdo de seguridad.

Ambas partes consideran fundamental promover una serie de iniciativas para reforzar a todo el sector en España y sus industrias auxiliares.

Por su parte, el Gobierno español se compromete a impulsar las siguientes iniciativas:

Estas cantidades junto a otras medidas y a las Ayudas parcialmente Reembolsables (APRs), cuyo volumen disponible puede superar los 50 M€ anuales, permiten financiar el mantenimiento y el refuerzo de las actuales capacidades del sector aeronáutico y de defensa en España y preparar la próxima generación de tecnologías de energías sostenibles y cero emisiones. En su conjunto, se estima que estas ayudas movilizaran proyectos por un importe superior a los 150 M€ anuales.

Por su parte, Airbus se compromete a impulsar las siguientes iniciativas:

Finalmente, ambas partes están firmemente convencidas de que el conjunto de medidas anteriores contribuirá a afrontar la crisis de la COVID-19 y a minimizar su impacto en el empleo del sector, al tiempo que ayudará a preservar las capacidades tecnológicas e industriales de España.