> Embarcamos con... > JULIÁN GARCÍA VARGAS, Presidente de TEDAE

JULIÁN GARCÍA VARGAS, Presidente de TEDAE

En TEDAE tenemos un objetivo fundamental: la internacionalización de las empresas

Julián García Vargas ha tenido una carrera laboral muy diversificada, en la que ha pasado por numerosas empresas y organismos, lo que le da una nutrida experiencia en el sector. Es presidente de la Asociación Española de Empresas de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica y Espacio (TEDAE) desde la fundación de la entidad en 2009, y se muestra “encantado de tener un trato directo con una industria tan sumamente de futuro como es la industria aeronáutica”. Nacido en 1945 y licenciado en Ciencias Económicas, García Vargas fue ministro de Defensa en la última etapa de los gobiernos socialistas de Felipe González, entre 1991 y 1995. Pertenece al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado y al de Inspectores de Finanzas del Estado. Entre los años 1982 y 1986 fue presidente del Instituto de Crédito Oficial, para más tarde ocupar el cargo de Ministro de Sanidad, hasta el 1ño 1991, fecha en la que pasa a ocupar el máximo cargo del Ministerio de Defensa. De 1995 a 1996 fue el enviado especial de la Unión Europea para la implementación de los Acuerdos de Paz de Dayton. Además, en su currículum se encuentran cargos como la presidencia de la Asociación de empresas contratistas con las Administraciones Públicas (AESMIDE), de la Asociación Atlántica Española, consejero ejecutivo de EXCEM y consejero de Bearing Point, Avanzit, Software AG y TYPSA, entre otras compañías. Asimismo, posee la Gran Cruz del Mérito Militar de España, la Cruz de la Guardia Civil, la Gran Cruz del Mérito Aeronáutico y la Gran Cruz del Mérito de Alemania, entre otras.

 

¿Qué ha traído TEDAE a esta edición de Paris Air Show?

TEDAE trae 13 empresas directamente. Son menos que en otras ocasiones, pero debo explicar que esto no es porque las empresas españolas vayan mal, que no es cierto, sino porque Le Bourget es muy caro y con respecto a ediciones anteriores se han incrementado los costes del metro cuadrado por venir aquí. Además, hemos traído dos clústers, el de Andalucía y el del País Vasco, que juntos traen más de veinte empresas. Además, he comprobado que hay otras treinta empresas de TEDAE que han desplazado a sus directores generales o a personas destacadas para estar en la feria, hacer contactos e informarse bien. Es decir, que indirectamente tenemos muchas más empresas de las que aparecen en el panel.

¿Cuáles son los objetivos de la participación de TEDAE en Paris Air Show?

Esta es una feria que con el paso de los años ha empezado a tener competidores. Ninguno de ellos es del nivel y la calidad de ésta, pero están ubicados en países en los que las posibilidades de negocio son muy elevadas, y por eso ponemos todos mucha atención a las ferias que se celebran en Sudamérica –en Chile, Brasil o Colombia– y a las que se celebran en Oriente Medio y en Asia, porque allí hay posibilidades de contactar con personas a las que no es fácil llegar, de encontrar suministradores a los que no se les conocía bien. Aquí los que vienen se conocen entre sí, lo que ocurre es que es una ocasión única para dar a conocer, para informarse y redoblar contactos que ya estaban hechos… Le Bourget sigue siendo importante.

¿A qué próximas ferias tienen pensado asistir?

Si yo tuviera más dinero del ICEX y más apoyo creo que deberíamos ir como TEDAE a Oriente Medio, a Abu Dhabi, y deberíamos ir a una feria en Asia todos los años, además de mantener nuestra presencia en FIDAE (Chile) y en LAAD (Brasil). Todo esto es algo que creo que tenemos que hacer, es un objetivo a cumplir.

¿Cómo se financia TEDAE?

Con cuotas de los asociados y luego tenemos algunas ayudas que no van directamente a TEDAE, sino que TEDAE solamente las gestiona, básicamente para el objetivo comercial: para ferias y para misiones comerciales. Estoy muy agradecido porque en los tiempos que corren nos siguen financiando a pesar de la situación presupuestaria que atraviesa España, que es muy complicada, y de que la subvención de ICEX ha disminuido. Pero aun así estamos muy agradecidos porque dentro de sus posibilidades nos siguen ayudando.

 “Necesitamos unas fuerzas armadas operativas en todo momento porque en cualquier instante puede saltar una crisis”

¿Qué objetivos tiene la asociación para el año 2013?

Tenemos un objetivo fundamental, que es en el que estamos trabajando: la internacionalización de las empresas. La grandes como EADS Airbus no necesitan a TEDAE para salir al exterior porque desde el principio han tenido una concepción multinacional. Lo mismo le pasa a Indra, le pasa a las empresas más importantes de la asociación, pero para las empresas medianas la internacionalización es una cuestión de supervivencia. En eso ha habido un esfuerzo en los últimos tres años muy grande por parte de todas las empresas, compañías que no habían salido nunca lo están haciendo y con éxito, con el esfuerzo humano y económico que eso supone. Cuando se sale al principio se gasta mucho dinero, hasta que se consiguen beneficios pasan varios ejercicios. Está aumentando el volumen de exportación sobre el total de facturación del conjunto de los asociados y eso hay que seguir trabajándolo. El Gobierno puso en marcha el plan de internacionalización de las empresas españolas. En aeronáutica esto tiene un efecto relativo, porque el sector siempre ha sido muy internacional, pero en Defensa es importante. Aunque la industria de defensa española también ha sido exportadora, las empresa s medianas no lo eran tanto y esto es lo que ahora se está consiguiendo.

¿Cree que es objetivo de internacionalización se está obteniendo de una forma óptima?

Sí, de un año para otro hemos conseguido del orden de cuatro o cinco puntos porcentuales de peso de la exportación sobre el conjunto de la facturación. La facturación se ha mantenido en 2011 y 2012 muy estable, pero sin embargo la facturación al exterior se ha redoblado notablemente. Y luego hay muchas cosas que TEDAE debería hacer mejor. Soy absolutamente autocrítico. Creo que deberíamos intensificar las relaciones internas entre empresas. El que las empresas se fusionen, se compren y haya una consolidación es una responsabilidad de sus socios, pero hay muchas posibilidades de ir juntos a con cursos internacionales, de sumar esfuerzos que no implican una fusión sino que son acuerdos comerciales. Ahí yo creo que por parte de TEDAE deberíamos ser más existentes.

¿Algún proyecto de TEDAE o de sus empresas que quiera destacar?

TEDAE no deja de ser un instrumento de representación y un vehículo de necuentro de empresas y de articulación de empresas, y luego natutralmente un vehículo para conseguir que haya ayudas y subvenciones para conseguir que haya ayudas y subvenciones sobre todo para la exportación y el i+D+I. Y luego debe ser un vehículo de representación también no sólo ante las autoridades españolas sino también europeas. En ese sentido estamos bastante atentos. Cualquier asociación sectorial se marca los mismos objetivos: sumar esfuerzos de todos los asociados, conseguir negocio, mejorar financiación… los retos son muy grandes y TEDAE es, como todas las asociaciones empresariales, mejorable,  y por eso hay que seguir trabajando.

¿Cómo nació TEDAE?

TEDAE nace en el año 2009. Previamente había dos asociaciones separadas: ATECMA del mundo aeronáutico, y AFARMADE, del mundo de defensa. Estas asociaciones tenían su propia organización y dinámica. Así que se decidió crear una asociación totalmente nueva, no heredera de las anteriores, integrando esos dos sectores. Posteriormente vino también la totalidad del sector del espacio, aunque gran parte de las empresas del sector ya estaban desde el principio. También tratamos de reforzar mucho el sector de seguridad, en su sentido más ambicioso, no los planes más cotidianos. Esa es una línea de futuro que TEDAE viene trabajando, en la línea de ganar tamaño, ganar peso y ganar influencia.

¿Cómo cree que está afectando la crisis económica global a la industria aeronáutica española?

La industria aeronáutica española afortunadamente va bien porque su principal cliente y tractor, que es EADS Airbus, va bien. En la medida en la que EADS Airbus están mejorando continuamente, las empresas que trabajan para el grupo les va bien. El problema no está en aeronáutica, lo tenemos en defensa.

Debido a los problemas que están teniendo los grandes proyectos de defensa.

Los grandes contratos suponen un esfuerzo para las empresas que es inevitable porque las situación presupuestarias de España e sla que es, todos somos conscientes de ello y no tenemos más remedio que adaptarnos y ser realistas, de manera que si el Estado español nos pide un esfuerzo, lo tendremos que hacer aunque nos cueste. Yo creo que es muy positivo que el Ministerio

de Defensa haya planteado esa reconducción de los programas tratando de minimizar el efecto industrial, es algo de agradecer. Yo creo que dentro de las dificultades por lo menos estamos en una situación que nos permite prepararnos para el futuro, y eso es lo que tenemos que trabajar ahora desde el Ministerio de Industria y el Ministerio ode Defensa, preparar el futuro. Ahora no hay dinero para nuevos programas pero habrá que trabajar en ellos para que cuando lo hayan estén preparados. Ahora hay que trabajar en un programa estable de la industria de defensa que es fundamental para la soberanía española, contando además que la industria de defensa europea se va a transformar y la Comisión de la Unión está trabajando en ello. Por lo tanto hay que trabajar con mucha proximidad y de manera muy estrecha con las administraciones para que la industria de defensa en nuestro país tenga futuro.

Con todo este contexto de fondo,  ¿cuáles serían los principales retos que tendría que salvar la industria aeronáutica española para poder mantenerse en el lugar que ha conseguido?

Los problemas en aeronáutica no son de falta de posibilidad de contratos o pedidos, vienen más bien de algo común a toda la industria española: las dificultades para conseguir crédito. Para muchas empresas medianas españolas conseguir crédito no es tan sencillo. Cuando exportas, la situación de la banca española aporta dificultades, porque los avales que aporta la banca a veces son mirados con cierta desconfianza. Es muy injusto, porque nuestra banca se ha recapitalizado con ayuda de la Unión Europea, está en buena forma en ese terreno y sin embargo las empresas tienen algunas dificultades. Y luego es en el terreno de defensa donde están las más graves. No hay programas europeos nuevos, y si no hay europeos tampoco los puede haber naciones. Por lo tanto nos enfrentamos con un futuro inmediato en el que los programas van a ser pocos. Va  haber programas de seguridad, estoy hablando de control de fronteras y control de costas, que van a aliviar la situación, pero los programas militares no van a ser sustituidos por los de seguridad en su totalidad. Ahora bien esta es una industria que tiene un acervo tecnológico inmenso con unas posibilidades de I+D muy grande y por lo tanto tiene la posibilidad de diversificarse. Hay que aprovechar la tecnología que se ha ido acumulando en los grande programas de defensa para aplicarlos al mundo civil y a todas las aplicaciones que sean posibles. Hay mucha tecnología acumulada en las empresas españolas que hay que rentabilizar ahora a través de la diversificación hacia el mundo civil y el mundo de la seguridad.

¿Esta solución se está realizando ya?

Todas las empresas están en ello, y además de manera acelerada. Es el caso de Indra, de Sener. Todas van en esa dirección de forma muy intensa.

¿Cuáles serían en su opinión las claves para crecer y permanecer en esta industria?

Lo que tiene que hacer el sector en su conjunto es cuidar el i+D+I. Éste es acumulativo, en España tenemos una idea equivocada de que el I+D viene de la universidad y de grandes departamentos de investigación. El grueso de las mejoras tecnológicas viene de la acumulación a través de las empresas. Y esto es lo que nuestro país corre el riesgo de debilitar. No hay un ambiente propicio, cuando se habla de i+D se está pensando en esta otra investigación básica, investigación a través de instituciones docentes o digamos de ciencia pura, y yo creo que se valora poco en nuestro país el conocimiento acumulativo que las empresas aportan- Habría que poner eso en valor y ayudarl más.

¿Cree que la industria aeroespacial es una buena industria para invertir?

A la vista está en una feria como ésta, Paris Air Show. Solamente viendo las proyecciones que están haciendo las grandes empresas consultoras del mundo, que en los próximos veinte años se puede duplicar el número de aviones en servicio en el mundo, solamente pensar en eso debería incitarnos a ayudar, impulsar y mimar esta industria. Es que no solamente estamos hablando de construir aviones, es que esos aviones hay que mantenerlos y hay que modernizarlos y actualizarlos. En España tenemos empresas  excelentes, como Iberia Mantenimiento, que lo pueden hacer. Por lo tanto no solo vamos a por el negocio de construir o participar en la construcción de aviones, sino que hay que ir también a por el mantenimiento, sostenimiento y modernización, porque esos aviones van a estar en servicio veinte años.

¿Cómo ve el futuro de esta industria en un momento en el que no se sabe cómo va a ser el futuro a medio plazo?

Yo lo veo bien. Ojalá toda la industria española tuviera las perspectivas que tiene la industria aeronáutica. Estoy seguro de que la parte de defensa se va adaptar, con la ayuda del Ministerio de Defensa y el apoyo del Ministerio de Industria, porque no vamos a prescindir de ella. Hay algo que yo creo que define lo que está ocurriendo. En el mundo de la defensa siempre hay incertidumbre. ¿Quién sabe qué conflicto va a haber en el Mediterráneo dentro de cinco años? Si uno lee el periódico atentamente, lo que está pasando en el sur del Mediterráneo y en Oriente Medio en algunos casos en alentador pero en otros supone muchos riesgos. Habrá que prepararse siempre poniéndose en los más difícil y complicado. Tenemos unas obligaciones muy grandes como miembros de la Unión Europea y miembros de la OTAN y por lo tanto no podemos descuidarnos. Ya sé que eso es difícil de explicara  a los ciudadanos, pero necesitamos unas fuerzas armadas operativas en todo momento porque en cualquier instante puede saltar una crisis.