Compartir

FONDO1_OPT

El 25 de junio se inauguraba la exposición ‘ Pasión por volar’ por la ministra de Fomento, Ana Pastor. La exposición, que estará abierta hasta el 27 de septiembre en el Museo ABC, de la madrileña calle Amaniel, hace un repaso de los inicios y desarrollo de la aviación española. Ilustraciones, fotografías y trajes llevan al público en un viaje por la historia de la aviación desde sus inicios hasta el comienzo del siglo XXI.

Más de cien de fotografías ponen cara a los principales protagonistas del mundo de la aviación, como los hermanos Wright, los primeros en hacer volar un aparato con motor más pesado que el aire en 1903. Además, 50 ilustraciones de grandes artistas como Xaudaró , Carlos Sáenz de Tejada, Gila o Chumy Chúmez y 25 imágenes del archivo del Museo de Aeropuertos y Transporte Aéreo de Aena. Para completar lo que nos cuentan las fotografías, la exposición dispone de pequeñ os ensayos, algunos con más de 100 años.

Los periodistas Javier Reverte, Rosa Belmonte, Luis de Tapia y el historiador Luis Utrilla ponen nombres y apellidos a estos ensay os. La muestra está dividida en cuatro capítulos q ue siguen un orden cronológico. El primero comienza en 1896 hasta 1929 y tiene como protagonistas, entre otros, a los hermanos Wright y la obsesión del ser humano por volar. Lleva por nombre ‘ La vida en el aire’. El segundo capítulo nos traslada entre 1930 y 1949, describiendo el perfeccionamiento de los aeroplanos, como bien indica su sombre: ‘ Más alto, más rápido, más lejos… más có modos’. El tercero, de 1950 a 1969, se muestran las mejoras en el transporte aéreo, en el q ue también se observa un cambio de tendencia, se viaja por ocio y placer, no sólo por negocios.

AFONDO2_OPTEs ‘ El lujo de volar’. El cuarto capítulo, abarca desde 1970 al 2000, la eclosión de la aviació n. ‘ El boom aéreo’. En esta ‘ Pasión por volar’, también se exhiben maquetas de los primeros aviones, y de los algunos aeropuertos, para comprobar mejor la evolución de todos estos años. Algunos de los aeropuertos que están son el de Málaga-Costa del Sol, en 1948, o la Terminal 4 del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas, cedidas por Aena y su Museo de Aeropuertos y Transporte Aéreo. Toda una experiencia que los amantes de la aviación no pueden perderse… en este verano 2015.