martes, diciembre 6, 2022
> A fondo > La revolución de los drones en el uso civil

La revolución de los drones en el uso civil

Compartir

La aviación no tripulada avanza en España tras la nueva regulación

Copyright: Elimco
Copyright: Elimco

Los vehículos aéreos no tripulados (UAV) han sido utilizados habitualmente para operaciones militares pero desde hace tiempo su uso civil se ha popularizado. Desde que se aprobara un marco legal en el pasado mes de julio, drones de uso civil sobrevuelan el cielo español bajo regulación para un amplio abanico de actividades. Los avances tecnológicos y la nueva normativa han hecho posible que detectar incendios forestales, controlar el tráfico de carreteras, regar cultivos o buscar personas desaparecidas sean funciones de aeronaves no tripuladas.

El uso de drones en el ámbito civil está cada vez más extendido y a día de hoy son múltiples sus aplicaciones. Los avances tecnológicos han hecho posible que estos aviones no tripulados se usen en incontables aplicaciones más allá de las funciones militares. Hasta hace poco, los drones eran de uso exclusivo en las guerras y el ámbito militar y de defensa pero la tecnología ha sido perfeccionada a tal punto que su uso se ha ampliado al área civil y al mercado privado.

La proliferación de este tipo de aparatos y el vacío legal que los rodeaba llevó al gobierno español a aprobar, en el pasado mes de julio, una regulación para permitir el vuelo de drones en nuestro país para diversos usos civiles.
España, que hasta ahora no disponía de una ley para el uso civil de estas aeronaves, ya permite su utilización para un amplio abanico de actividades tales como investigación, tratamientos aéreos para cultivos, vigilancia de incendios forestales, tareas de salvamento marítimo o publicidad aérea, entre otros.
«Esta nueva regulación responde a la necesidad de establecer un marco jurídico que permita el desarrollo en condiciones de seguridad de un sector tecnológicamente puntero y emergente», manifestó el Ministerio de Fomento tras la aprobación de la nueva ley.
Hasta ese momento, los únicos vuelos permitidos en España eran los de experimentación o demostración, incluso hasta el 2011 ni siquiera se consideraban aeronaves.

Clasificados por peso
La normativa que aprobó el Consejo de Ministros define los requisitos según el peso de la aeronave tripulada por control remoto y establece las obligaciones que deben cumplir los pilotos y las empresas que las utilicen.
Este régimen permite que a partir de ahora se puedan utilizar drones para la realización de trabajos aéreos como son: actividades de investigación y desarrollo; tratamientos aéreos, fitosanitarios y otros que supongan esparcir sustancias en el suelo o la atmósfera, incluyendo actividades de lanzamiento de productos para extinción de incendios; levantamientos aéreos; observación y vigilancia aérea incluyendo filmación y actividades de vigilancia de incendios forestales; publicidad aérea, emisiones de radio y TV, operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento; y otro tipo de trabajos especiales.
Se han establecido requisitos en función del peso del aparato al despegue y los clasifica en aeronaves de más de 25 kg, de menos de 2 kg y de hasta 25 kg. Pero, independientemente de su peso hay unos requisitos comunes para todas ellas, así como para los pilotos y las empresas que las operen.

Requisitos comunes
Todos los drones, sin excepción, deben llevar fijada en su estructura una placa de identificación, las empresas operadoras de drones deberán tener, entre otros requisitos, un manual de operaciones y de un estudio aeronáutico de seguridad para cada operación. Todos los pilotos de drones, deberán acreditar, entre otros requisitos, que son titulares de cualquier licencia de piloto, incluyendo la de piloto de ultraligero, o demostrar de forma fehaciente que disponen de los conocimientos teóricos necesarios para obtenerla.

Una de las principales novedades de este reglamento es que, al contrario de lo que ocurría hasta ahora, los drones de menos de 25 kg al despegue no deberán estar inscritos en el Registro de Matrícula de Aeronaves y disponer de un certificado de aeronavegabilidad, sí lo tienen que tener los que superen este peso.
Hasta que no esté aprobada la reglamentación definitiva, las operaciones que se pueden realizar se limitarán al espacio aéreo no controlado y sobre zonas no pobladas. Los drones no pueden sobrevolar núcleos urbanos, salvo en casos puntuales y siempre tras haber obtenido una autorización previa.

Copyright: caesoft
Copyright: caesoft

Fotometría y ortofotografía
Algunos drones están diseñados para crear cartografía aérea de gran precisión y estudiar la evolución de un fenómeno en el tiempo como por ejemplo el  estudio de daños producidos por fenómenos meteorológicos, estudio de los efectos de un vertido tóxico, etc.
Además, facilitan reconstruir el relieve de un terreno para representarlo en 3D, y a partir de las ortofotografías aéreas realizar tareas como la medición  de fincas, obras e infraestructuras lineales.

Drone-Nitrofirex
Copyright: Nitrofirex

Medio ambiente
Los drones se pueden emplear para proteger el medio ambiente evitando incendios forestales, impactos ambientales, vigilando las cuencas híbridas y especies en peligro de extinción.

Copyright: Dronevision
Copyright: Dronevision

Emergencias y protección
Varios organismos de emergencias y protección utilizan estas aeronaves no tripuladas para la búsqueda y localización de personas, observación y toma de datos, rescates, catástrofes y accidentes, control de fronteras, salvamento marítimo, etc.

Copyright: Dronevisión
Copyright: Dronevisión

Audiovisuales
Los drones ofrecen amplias posibilidades a la industria audiovisual para tomar fotografías y vídeos aéreos, fotografías esféricas y panorámicas, para seguimientos y grabaciones de eventos, producciones comerciales y videoclips, y muchas más.

Copyright: Dronelab
Copyright: Dronelab

Agricultura y ganadería
La inspección de cultivos y ganadería mediante el uso de UAV´s permite conocer en tiempo real el estado de las diferentes explotaciones de cara a mejorar su eficiencia. El uso de estos aparatos permite controlar regadíos, peritar daños en desastres o vigilar plagas, hacer un uso óptimo de fertilizantes y realizar índices relativos a la calidad en cultivos,