Compartir
Copyright: Airbus Defence and Space
Copyright: Airbus Defence and Space

Airbus Defence & Space, lanzó con éxito el EUTELSAT 9B, desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán) a bordo de un vehículo de lanzamiento Proton de International Launch Services (ILS).

El EUTELSAT 9B es un satélite de difusión de elevada potencia dirigido a los mercados de vídeo de gran crecimiento en Europa, desde la posición orbital 9º Este.  A lo largo de su vida útil de misión de 15 años, EUTELSAT 9B empleará hasta 56 repetidores en banda Ku conectados a un amplio haz europeo y a cuatro haces regionales sobre ciertos países de Europa. Aumentará la capacidad de servicios de vídeo de Eutelsat en Europa, proporcionando una amplia cobertura a canales buscando un máximo alcance en hogares equipados con receptores de satélites y cabezales terrestres, además de coberturas regionales destinadas a mercados lingüísticos específicos de TV digital en Italia, Alemania, Grecia, la zona nórdica/báltica y Ucrania.

Además de su cometido de difusión, EUTELSAT 9B alberga el primer nodo repetidor de datos EDRS-A destinado al Sistema Europeo de Repetidores de Datos (EDRS-SpaceDataHighway), que está siendo implementado a través de una sociedad público-privada (PPP) entre ESA y Airbus Defence & Space.

SpaceDataHighway proporcionará comunicaciones láser de alta velocidad en el espacio de hasta 1,8 gigabits por segundo. Este programa de gran envergadura, cuyos costes de desarrollo ascienden a cerca de 500 millones de euros, es el resultado de una colaboración público-privada entre la Agencia Espacial Europea (ESA) y Airbus Defence & Space.

Mediante satélites de retransmisión de comunicaciones, como EDRS-A, SpaceDataHighway podrá transferir grandes volúmenes de información (imágenes, vídeos o datos captados con sensores) procedente de satélites de observación de la Tierra, vehículos aéreos no tripulados, aviones de vigilancia, o incluso de una estación espacial, como la ISS. Gracias a la elevada velocidad que permite el láser (de hasta 1,8 Gbit/s) y a la posición en órbita geoestacionaria de los satélites de retransmisión, se podrán enviar a la Tierra de forma segura hasta 50 terabytes al día, casi en tiempo real, a diferencia de las 3 o 4 horas de demora actuales.